Riesgos de no contratar un seguro de RC para altos cargos

Si eres directivo de una empresa o administras un negocio seguramente sepas que tus funciones diarias conllevan responsabilidades y también riesgos de diversa índole que van en aumento. Por lo tanto, existe una alta probabilidad de que en algún momento puedas ver comprometido tu patrimonio personal a consecuencia de daños producidos a terceros a lo largo de tu desempeño profesional.

En este post analizamos la normativa española y el grado de compromiso que tienes como directivo frente a las diferentes reclamaciones que podrían originarse.

Enfrentarte al sistema judicial siendo un alto cargo. ¿Qué sucede en España?

El funcionamiento de nuestro sistema judicial ha ocasionado una especie de “aberración”, pues debido a los dilatados tiempos de espera de la vía civil, los querellantes utilizan como herramienta habitual la vía penal para agilizar los plazos, presionar y causar el mayor daño reputacional, económico y a la vez anímico al demandado.

A un ejecutivo, entonces, además de dinero, una reclamación de esta índole puede costarle su recolocación en otra compañía, y a la empresa ocasionarle pérdida de clientes, anulación de contratos y desplome del valor de sus acciones en el mercado.

Los escenarios pueden ser muy diversos y provenir de distintos frentes, ya sean socios, empleados e incluso la Administración, entre otros.

Sociedad, socios y accionistas

Una mala gestión puede perjudicar a la empresa y los socios presentarían reclamaciones por incumplimiento de estatutos, falta de toma de decisiones, inobservancia de obligaciones, uso privilegiado de la información, etc.

Empleados

Situaciones como despidos pueden llevar al límite a muchas personas, por lo que las demandas de empleados resultan bastante frecuentes, ya sea por despidos improcedentes, acoso laboral, sexual, discriminación, etc.

Organismos públicos

No resulta fácil mantener todo bajo control, máxime cuando se es una pequeña o mediana empresa y se deben atender un cúmulo de obligaciones como Hacienda, Seguridad Social, Ley de Protección de Datos,
asuntos relativos a la contratación de personal, etc.

Acreedores y proveedores

Al verse perjudicados los intereses por incumplimientos de acuerdos comerciales, impagos, finalización de contratos injustificados, entre otros aspectos, es posible ir en contra de acreedores,
proveedores, etc.

Casos de corrupción

Actualmente existe mayor vigilancia sobre los casos de fraude, malversación, blanqueo, etc., ya sea de forma consciente o por omisión o desconocimiento de la ley que, como sabemos, no exime de responsabilidad.

Por todas estas razones te recomendamos contratar un seguro de Responsabilidad Civil D y O. Sin dudas es la mejor elección para protegerte en caso de que debas hacer frente a daños causados durante el desempeño de tu actividad.

Y no olvides que en thenowo puedes comparar entre las condiciones de las mejores compañías y ahorrar en la póliza de tu seguro para directivos. Todo ello en apenas 2 pasos y con un asesor personal gratuito.

Tabla de contenidos

Otros usuarios también leyeron